top of page

EN RECUERDO DE ANTONIO VEGA

Hoy hace 15 años de su muerte. Una de las cosas mejores que me ha dado la música es haber tenido la oportunidad de conocer a personas que ni en sueños esperas conocer. Y con las que, a veces, incluso he trabajado o he compartido escenario. Antonio Vega fue una de estas personas.

La primera vez que le escuché fue en la radio de una furgoneta que en 1980 o 1981 me llevaba a tocar formando parte de una orquesta. Íbamos camino de Calatayud y de repente sonó en la radio “Antes de que salga el sol” de Nacha Pop. Me quedé completamente enganchado de esa canción. Yo tenía 15 o 16 años.


Al llegar a Calatayud -increíble- alguien me dijo que Nacha Pop tocaba esa misma noche justo al lado, así que me fui corriendo hasta el lugar y pude ver su prueba de sonido. Siempre me he acordado y siempre me acordaré. Después de tocar esa noche, una vez de regreso en casa, ya casi amaneciendo, encendí un pequeño transistor y no me lo podía creer, estaba sonando de nuevo esa misma canción.


Son infinidad de cosas las que desde entonces me unieron a Antonio Vega, lo vi muchas veces en directo, con Nacha Pop y después en solitario. Camino de una de esas veces para verle en Madrid, fue el grave accidente que tuvimos en la carretera Distrito 14 y mi mujer Susana, entonces mi novia, que venía con nosotros. Pudimos haber muerto, pero hubo suerte. Fue el 4 de mayo de 1993. Hace unos días se cumplió ese aniversario en que volvimos a nacer.


Hice versiones de canciones de Antonio Vega y las estuve tocando en muchos lugares en conciertos acústicos, que durante un tiempo hice junto al que entonces era el guitarrista del grupo Alberto Ramón Gracia Royes “Tito”. Fue muy bello tocar sus canciones.


Años después, en 2002, Distrito 14 fuimos a grabar a los estudios Sonoland de Madrid nuestro disco “El Sueño de la Tortuga” y allí conocimos a Antonio Vega y compartimos con él, a partir de entonces, muy buenos momentos y también muy malos y duros para él, la verdad sea dicha, como la muerte de la que era su mujer, la adorable Marga del Río.


Antonio grabó coros en la canción “Valium &Champagne” de ese disco nuestro. En fin, sería muy largo expresar el sentimiento de aquel día de grabación, y otros muchos sentimientos sobre mi relación con Antonio, lo dejaré para mi libro de memorias.


Tras esa grabación, a la que pertenece esta foto, tuvimos el proyecto (alentado y coordinado por Marga) de componer un disco juntos, que al final fue imposible por las circunstancias en las que Antonio se encontraba, al igual que su participación en nuestro último concierto. Tan solo unos meses antes nos había dicho a Enrique Mavilla y a mí que quería estar presente en el concierto de nuestra despedida. Tampoco pudo ser, de nuevo esas circunstancias que le impidieron hacer tantas cosas, impidieron su presencia en Zaragoza. Una pena, aunque él, preso como estaba de su adicción, siempre hizo en ese aspecto lo que quiso. Incomprensiblemente para mí y para tanta gente quiso vivir de ese modo y no es algo que yo juzgue ni deba juzgar. Solo sé que, de chaval, cuando aquella vez fui a verle probar sonido en Calatayud, ni en sueños hubiera imaginado que algún día yo iba a estar grabando un disco en compañía de Antonio Vega.



Aquí va mi recuerdo, mientras estoy de nuevo en un tren camino de Madrid, con todo mi cariño y mi admiración y la conciencia de haber sido un gran afortunado por conocerle y haber compartido con él música y sentimientos.

Comentários


Entradas destacadas
Sígueme
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page