Acaba de ser mi 50 cumpleaños


30-7-2014

Hola queridos, hace un par de días he cumplido 50 años. Y a través de este medio me habéis hecho llegar vuestras felicitaciones, siento la “buena vibra” como dicen mis amigos mexicanos, siento los buenos deseos, aunque no puedo evitar sentirme algo incómodo en las celebraciones de mi cumpleaños, no sé por qué.

En mis cumpleaños me dan ganas de esconderme, pero soy feliz viendo que quienes me quieren lo celebran y en el caso de los más cercanos me enternece mucho sentirlos a mi lado, pero desde la tranquilidad, desde la lentitud… me encanta dejar pasar el tiempo de este día en su compañía pero sin hacer nada demasiado especial. Anteayer, me encantó finalizar la tarde de mi 50 cumpleaños yendo con mi mujer y mi hijo a comprar un grifo nuevo para la bañera y una cesta de baloncesto para colocar en nuestro pequeño salón, donde mi hijo pueda encestar y romper algún cuadro u objeto diverso de vez en cuando.

Me gustaría mucho responder uno a uno a todos los mensajes que habéis enviado con tanto cariño, pero es que ni siquiera voy a poder responder a los amigos de la infancia, del barrio, familia, compañeros con quienes compartí escenarios, o aquellos que como Joaquín o Michelle me habéis enviado una canción de algún artista que sabéis me pone la piel de gallina.

Gracias de verdad a todos, no puedo responder porque no dispongo de tiempo, sigo aquí encerrado en mi mismo dándole vueltas a mi disco, tratando de que sea lo mejor posible sin perder la consciencia de sus limitaciones, claro está. Pero me habéis dado una idea, un modo de devolveros el sentimiento recibido en vuestros mensajes a través de una canción de alguien que para mí ha sido lo más grande que ha existido en la música y lo más grande que en mis cincuenta años de vida he tenido la oportunidad de ver – en tres ocasiones – sobre un escenario. Nunca podré ver nada que esté por encima de éste que para mí es el gran maestro, el gran mago de la música. Solo Paco de Lucía representó sobre un escenario para mí algo similar, solo los dos han estado para mí fuera del bien y del mal, fuera de este mundo mortal. Ver a Miles fue para mí ser testigo de la presencia de un ser de otro mundo venido a éste para hacernos la vida más bella a nosotros, humanos, mortales.

Allá va la canción que he elegido para vosotros, una que sin duda los puristas del jazz no elegirían jamás, porque es una versión de una canción pop, de Cyndi Lauper, que por cierto en su original también me encanta. Esta grabación que os envío, qué casualidad, es del día de mi cumpleaños, solo que de 1985, en Tokio. Justo 19 días antes de esta grabación vi una actuación de esta misma gira, en la plaza de toros de Valencia junto a varios buenos amigos (alguno de ellos me mandó su felicitación también anteayer). Miles Davis acompañado, entre otros, de monstruos como el guitarrista John Scofield, o el bajista Darryl Jones, este último un crío entonces y más conocido desde hace unos años por sustituir en el bajo a Bill Wyman en los Rolling Stones.

Desde aquí mi homenaje a Miles, el gran maestro y a tantos otros maestros como Paco de Lucía, Lou Reed, Kevin Ayers que se nos fueron en este año que ha pasado. Y mi recuerdo y mi cariño a una muy querida amiga, Pilar Iranzo, hace tan solo un rato que me acabo de enterar de su muerte y es un nuevo desgarro en mi corazón. Que los acordes de esta canción interpretada por Miles inunden el aire en honor de tantos y tan buenos y os acompañen a todos, amigos, estéis donde estéis.

Desde aquí mi regalo para vosotros, para todos, una sencilla canción. https://www.youtube.com/watch?v=rE8y7QAJ3ug

Entradas destacadas
Sígueme
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • images_edited
  • Wix Facebook page
  • Icono de la aplicación de Facebook
  • Wix Twitter page
  • Instagram Classic
  • Reflexión de YouTube
  • LinkedIn Icon App
  • Twitter redondo negro
  • YouTube Ronda Negro
  • Facebook negro redondo
  • Instagram Ronda Negro
  • LinkedIn negro redondo
  • Google+ Ronda Negro
  • Blogger negro redondo